symbol

El TLC entre Colombia e Israel trata del fortalecimiento de economías complementarias

Rubén Lizarralde

En días pasados se reunieron los ministros de Agricultura de Colombia e Israel, Rubén Lizarralde y Yair Shamir, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia Rafael Mejía y diversos representantes de gremios y asociaciones del sector agroindustrial tales como: Asocolflores, Fedepalma, Conalgodon, Augura, Fedegan, Fedemaderas, Fedefique, Incoder, Fedearroz y la Federación de Cafeteros.

El Ministro Ruben Lizarralde enfatizo en las necesidades de potenciar el agro colombiano, conjunto con una mejora en la calidad y acceso al agua en el nivel nacional. Reconoce que una política agroindustrial y alimentaria que satisfaga tanto las necesidades locales y globales será coherente siempre y cuando el acceso a este vital recurso este garantizado; la duración y continuidad de cualquier política agraria se debe construir con esquemas de eficiencia y eficacia del agua, sumados a una alta tecnificación e industrialización pro el desarrollo del campo y fortalecimiento de economías rurales.

El Ministro Yair Shamir felicita el entendimiento y direccionamiento de una política pública sobre el agua, por su parte compartió la experiencia Nacional de Israel, el de una tierra árida que se beneficia de una exportación de frutas y flores única en la región, que ha visto nacer un desierto y ante cualquier pronostico, ha desafiado las duras condiciones del contexto gracias a tecnologías e innovaciones que permiten el florecimiento de una economía agroindustrial reconocida por muchos alrededor del mundo.

El ministro invita a ver a Israel como un aliado interesado en transferir tecnologías y compartir sus conocimientos frente a los usos eficientes del agua, el desarrollo del agro y la adaptación de ideas que pueden ayudar a que la agroindustria sea una más competitiva en mercados globales.

Yair Sahmir

Israel y Colombia son economías complementarias.

Darío Jaramillo, quien fue el jefe del equipo negociador del TLC entre Colombia e Israel hablo de los beneficios del acuerdo identificados en el estudio de factibilidad previo a las conversaciones y posterior firma del acuerdo.

Se rescata que actualmente las relaciones comerciales entre los países están por debajo de su posible valor real, por ejemplo, al mirar la demanda y la oferta se descubre que hay potencial de exportaciones colombianas en 664 productos, lo cual genera una apertura de mercado relevante y que se sumaría a la ya concentrada exportación de carbón que a Israel se realiza.

El estudio de factibilidad también reconoce el rol de las inversiones que pueden contribuir e mejora o creación de infraestructura, situación que se reconoció en el acuerdo por medio de un capitulo para la promoción y protección de las inversiones de ambos países, lo que genera una alta confianza.

Las reducciones arancelarias traerá consigo incentivos positivos para la salida de porrudos colombianos que tienen un valiosa oportunidad en nuevos mercados, especialmente los agropecuarios. Es una ventana de oportunidad para que nuevas exportaciones surjan.

En los últimos años las cifras de exportaciones colombianas hacia Israel fueron durante el año 2013 $409.634 millones de dolares y $525.822 millones de dolares para el año anterior, en comparación de las importaciones desde Israel que respectivamente fueron de $236.556 y $160.501 millones de dolares. Lo que demuestra un superávit desde la perspectiva colombiana.

La misma balanza comercial para el sector agropecuario colombiano muestra cifras positivas, el comercio entre las naciones dejo un balance de $15.070 millones de dolares durante el 2013. Parte de los principales productos exportados hacia Israel fueron: Bovinos y Ovinos, carnes deshuesada y congelada, peces ornamentales y de consumo, café, azúcar, alimento para animales, productos con cacao, banano y azúcar.

Finalmente los retos en Colombia consisten en la promoción de las ventajas del TLC, promover la industrialización y tecnificación del sector agropecuario que traerá consigo una apertura a mercados internacionales mucho más diversos, fomentar el capitulo de transferencias de tecnologías y de desarrollo de la cooperación entre las naciones y homologar los procesos institucionales para la apertura de estos capítulos arancelarios.

Por su parte Israel tendrá la oportunidad de conocer una diversidad de productos novedosos, abastecerse de productos que suelen ser escasos en su territorio, intercambiar las experiencias –know how- y generar una apertura para la transferencias de tecnologías que hasta la fecha reúnen una gran cantidad de casos de éxito.

Reunión ministros agricultura

Se espera contar el apoyo de los diversos gremios y sectores agroindustriales que en definitiva se verán beneficiados tras los intercambios tecnológicos y la aperturas arancelarias para la exportación de sus productos, que el TLC pueda ser aprovechado por las naciones.