symbol

PUERTAS CORTAFUEGO EN COLOMBIA Y EL REGLAMENTO COLOMBIANO DE CONSTRUCCIÓN SISMO RESISTENTE NSR-10

ANTECEDENTES

Teniendo en cuenta que el 87% por ciento de la población Colombiana habita en zonas de amenaza sísmica alta e intermedia,  y a raíz de la ocurrencia del sismo de Popayán el Congreso de la República expidió la Ley 11 de 1983, por medio de la cual se determinaban las pautas bajo las cuales debía llevarse a cabo la reconstrucción de esta ciudad y las otras zonas afectadas por el sismo.

Dentro de uno de los artículos de ésta Ley se autorizaba al Gobierno Nacional para emitir una reglamentación de construcción “antisísmica” y además lo facultaba para hacerla extensiva al resto del país. Esta fue la base jurídica del primer Reglamento de sismo resistencia colombiano, el cual fue redactado y decretado en varias versiones hasta su última edición en donde  El Gobierno Nacional encomendó al Ministerio de Obras Públicas y Transporte el desarrollo de esta reglamentación de construcción sismo resistente.

El Ministerio con la asesoría de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, cuerpo consultivo del Gobierno, decidió encomendar a la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, la elaboración de la parte técnica del Código, quien desde comienzos del año 2008, y con la participación de un muy amplio número de profesionales de la ingeniería y la arquitectura, asociaciones gremiales, profesionales de la construcción y funcionarios de las entidades del Estado relacionadas con el tema  logró concluir las labores de actualización de la reglamentación de diseño y construcción sismo resistente con la expedición por parte del Gobierno Nacional del Decreto 926 del 19 de marzo de 2010 – Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente NSR-10. Esta reglamentación actualiza y reemplaza el Reglamento NSR-98.

MARCO JURIDICO

Este Decreto se expidió con base en la Potestad Reglamentaria que da la Ley 400 de 1997 y deroga los Decretos 33 de 1998, 34 de 1999, 2809 de 2000 y 52 de 2002. Además indica que entra en vigencia el día 15 de julio de 2010 y permite que a quienes tramiten licencias de construcción acogerse a sus requisitos en el lapso entre la publicación en el Diario Oficial del Decreto 926 de 2010 y la fecha en que entra en vigencia.

El contenido del Reglamento se ajusta en todo a lo establecido en la Ley 400 de 1997. Este Reglamento podrá ser actualizado y modificado en el futuro, cuando se estime conveniente, por medio de la expedición de nuevos Decretos Reglamentarios por parte del Gobierno Nacional.

La nueva versión del Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente – NSR-10, está estructurado tal como lo prescribe la Ley 400 de 1997. El temario está dividido en Títulos, cada uno de los cuales agrupa una temática particular. En el Reglamento NSR-10 los once Títulos de Reglamento NSR-98 se actualizaron y además dentro de algunos de los Títulos se introdujeron Capítulos nuevos.

El temario del NSR-10 es el siguiente:  CONTENIDO A Requisitos generales de diseño y construcción sismo resistente B Cargas C Concreto estructural D Mampostería estructural E Casas de uno y dos pisos F Estructuras metálicas G Estructuras de madera y estructuras de guadua H Estudios geotécnicos I Supervisión técnica J Requisitos de protección contra el fuego en edificaciones K Otros requisitos complementarios.

EL REGLAMENTO

De particular interés para esta disertación es el Titulo J, el cual en el numeral J.2.5.1.8 reglamenta los requisitos de protección contra incendio en edificaciones, particularmente los de las puertas cortafuego para puntos fijos de escaleras de evacuación así:

REGLAMENTO COLOMBIANO DE CONSTRUCCIÓN SISMO RESISTENTE NSR-10

TÍTULO J.

Requisitos de Protección Contra Incendio en Edificaciones.

J.2.5.1.5

Los muros cortafuego podrán tener aberturas solamente para dar continuidad a circulaciones horizontales, siempre y cuando se tengan un sistema de cierre hermético contra el paso de humo, que asegure como mínimo una resistencia contra fuego de una hora y con las características de apertura y cierres consignados en J.2.5.1.9.

J.2.5.1.8

Las puertas de acceso o egreso principales y las que dan a la salida, conformada por el núcleo de evacuación o la escalera en todos los pisos, deberán ser de apertura manual fácil, de cierre automático y tener una resistencia a la acción del fuego no inferior a una hora. Las puertas pueden diseñarse de acuerdo con la Norma NFPA 80, Norma para puertas y ventanas a prueba de incendios.

J.2.5.2.7

Los muros de cerramiento de escaleras y ascensores, buitrones, ductos para basuras y corredores de evacuación, deben ser diseñados y construidos sin interrupción desde el cimiento hasta el techo de la estructura. Estos muros deberán cumplir con las especificaciones para muros cortafuegos contenidas en J.2.5.1.1. Las aberturas en los muros a que hace referencia este artículo deberán tener puertas con una resistencia al fuego no inferior a una hora. Estas puertas deberán, en condiciones normales, permanecer cerradas

Desafortunadamente para el propósito del Gobierno Nacional de proteger la vida mediante esta norma, al menos en lo referente a puertas cortafuego la misma resulta corta, confusa, e incompleta. En primera instancia porque la “Norma NFPA 80”,  (emitido por la National Fire Protection Association de los Estados Unidos) no es una norma para diseño de puertas y ventanas a prueba de incendio como lo expresa el titulo J.2.5.1.8.

NFPA 80 es un estándar que regula la instalación y mantenimiento  (no el diseño ni la fabricación) de ensamblajes y dispositivos utilizados para proteger aperturas en muros, pisos, y techos contra la propagación de fuego y humo dentro, hacia adentro, ó hacia afuera de un edificio.

En segunda instancia, el titulo J.2.5.1.8 en la NSR10 no exige ni al fabricante ni al constructor ningún tipo de certificación (nacional o internacional) que asegure que las puertas cortafuego cumplan con algún estándar establecido, como por ejemplo el NFPA 252, el cual prescribe especificamente procedimientos estandarizados de pruebas de fuego y chorro de manguera que aplican a ensamblajes de puertas cuya intención es ser utilizadas para retardar la propagación del fuego a través de aberturas de circulación en muros fuego-resistentes.

En tercera instancia, salvo la breve mención de apertura fácil y cierre automático, el titulo J.2.5.1.8 no sugiere reglamentación alguna sobre las especificación(es) y/o certificación(es) de los componentes del conjunto que conforman la puerta tales como su marco, las bisagras, la barra anti pánico, la cerradura, el empaque intumescente, y el gato hidráulico cierrapuertas. Este hecho es permisivo en el uso de productos sin certificación alguna, y cuyo desempeño en caso de incendio pueden comprometer la vida.

CONCLUSIONES

Como consecuencia de la imprecisión de la guía sugerida para el diseño de las puertas cortafuego  (“Norma NFPA 80”) y de la falta de exigencia de certificación del cumplimiento del conjunto de la puerta y sus componentes para resistir la acción del fuego por al menos 60 minutos bajo pruebas estandarizadas, la norma da pie a que fabricantes y comercializadores suministren puertas a la industria de la construcción sin garantía de si su funcionamiento será adecuado o no para contener el fuego y los gases tóxicos, por ejemplo,  una escalera de escape durante un incendio en un edificio.

Si bien el titulo J.2.5.1.8 merece una revisión y actualización urgente,  para beneficio del mercado nacional y acorde con los más altos estándares internacionales, actualmente hay compañías multinacionales como Rav Bariach Colombia S.A.S. (RB Doors) que importan directamente desde sus fábricas de Israel puertas de muy alta ingeniería en su conjunto que cuentan con la más alta certificación internacional otorgada por Underwriter Laboratories UL 10C , de resistencia al fuego por 90 minutos.

Para mayor información, pueden contactar al autor:

Carlos Corredor

Gerente General

Rav – Bariach Colombia SAS

 

Teléfono: (+571) 8966240

Email: carlos_c@rbdoors.co

Web: www.rbdoors.es