México, es la segunda economía de mayor relevancia en América Latina y el punto de referencia para los países del cono sur cuya prospectiva del desarrollo del norte es sinónimo de bienestar, parte de este crecimiento proviene innovación y desarrollo tecnológico. No obstante, desde la penetración acelerada de las ITC’s, el país ha restado importancia a la formulación de políticas para la salvaguarda de datos sensibles manejados por instituciones públicas y privadas. El año pasado el número de ataques cibernéticos en el país aumento considerablemente al grado de convertirse en el 4to país con mayor número de incidentes de violación seguridad cibernética en el hemisferio occidental con 800 millones de ataques anuales en 2020 y una afectación económica que oscila entre 300 – 400 millones de pesos, siendo afectadas el 83% de las industrias nacionales con al menos un ataque anual.

La interconectividad global y la nueva realidad laboral, así como económicas surgidas a raíz de la pandemia por el SARS-Covid-19, durante la cual, la accesibilidad a internet ha sido una de las principales prioridades de los gobiernos a nivel internacional, ha facilitado el surgimiento de nuevas vías de negocios, primordialmente en línea. Por otra parte, el comportamiento del consumidor va consolidándose en el ciberespacio, dejando huellas, que permiten a los delincuentes cibernéticos el robo de datos, generando eventos fraudulentos, como lo es el robo de identidad, clonación de tarjetas y fraudes.

Hoy en día, es más común escuchar sobre ataques exponenciales de randsomware contra individuos, pequeñas, medianas y grandes empresas, en aumento a medida que la digitalización avanza. Debido a ello, en México surge la oportunidad de desarrollo del mercado de la ciberseguridad a, ya que instituciones, independientemente de su tamaño, se han vuelto económicamente vulnerables.

 

La ciberseguridad es un excelente negocio, porque no hay una solución permanente y es un negocio en constante crecimiento. Israel se ha convertido en un fuerte líder en innovación sobre ciberseguridad gracias a que el gobierno ha invertido mucho en capital humano para el continuo desarrollo de medidas de seguridad, ya que el gobierno de Israel enfrenta al año cientos de ataques cibernéticos debido a su localización geopolítica. El año pasado la industria de la ciberseguridad en Israel alcanzo un estimado de 82 billones de dólares y es reconocida por tener al mejor capital humano para el desarrollo e innovación en ciberseguridad, además de contar con el ecosistema ideal para crear y comprobar la calidad de su ciberseguridad.