symbol

Compañía de energía solar de Israel ayuda a los beduinos a beneficiarse del sol

Una compañía israelí de energía solar, Arava Power, está trabajando para ayudar a los árabes beduinos, un pueblo tribal en su mayoría nómade que viven en Israel, a desarrollar su participación en la industria solar.

El año pasado, Arava firmó un contrato con la tribu Tarabin en el desierto del Negev para la construcción de una instalación solar. El contrato fue el primer paso de la compañía hacia la generación de electricidad solar en las tierras de los beduinos en la región desértica del sur de Israel.
En septiembre, el Ministerio de Planificación Regional del Sur de Israel y el Comité de Construcción aprobaron un plan para una instalación solar fotovoltaica junto a Tarabin, con sede en el Consejo Regional de Abu Basma.

Fue una decisión histórica para los beduinos, ya que pueden aspirar a conseguir empleo e ingresos atractivos de la oferta de arrendamiento.

El líder de la comunidad, Haj Mousa, dijo: “Me alegro de que haya personas que se preocupan y están ayudando a los beduinos a mejorar su estilo de vida. Tanto en el plano económico, así como con la creación de diversas fuentes de ingresos”.
El gobierno israelí ha ofrecido atractivos incentivos para el desarrollo del campo solar. En 2008 se anunció que la Autoridad israelí de Servicios Públicos aprobará una tarifa de alimentación para las plantas de energía solar.

Yossi Abramowitz, presidente de Arava Power, está luchando para obtener un 30 por ciento de la garantía de Israel de energía solar sólo por los beduinos, ya que una importante minoría no puede acceder fácilmente a los incentivos.
Si la documentación se aprueba, los ingenieros de Arava podrían instalar una planta de ocho megavatios, cerca de la tribu Tarabin. Esto sería suficiente para abastecer a 3.500 hogares con aire acondicionado.

El último plan es poner en marcha 30 MW en cinco localidades, impulsando las economías de las comunidades beduinas que no han tenido ninguna iniciativa.

El equipo de Arava pone alma y corazón en conseguir que los beduinos israelíes puedan beneficiarse de la energía solar de Israel.

Con 30 millones de dólares como inmediato respaldo, el 80 por ciento de los cuales proviene del gobierno de Estados Unidos, Arava dice que tiene un total de 3 millones de dólares en financiamiento de grandes empresas como Siemens, y que está dispuesta a desarrollar la industria solar para los beduinos.

“Esta es una de las cosas más significativas, importante y divertida que tenemos que hacer”, dijo Abramowitz. “Definitivamente hay un elemento histórico”, agregó y remarcó que Israel es y debe ser una “luz renovable para las naciones”, parafraseando el imperativo ético de la Torá en la que los judíos se comporten a ser un ejemplo para los demás.
“Alrededor del 60 por ciento de la tierra de Israel es un desierto, y el 30 por ciento de las personas que viven en el desierto son beduinos”, añadió Abramowitz.

“Ayudarles a acceder a la economía verde es un imperativo moral”, remarcó.
Según el presidente de la compañía Israel puede “establecer un nuevo estándar para el aumento gradual de la energía solar, y, finalmente, ser la primera economía en la transferencia de la base de hidrocarburos a la energía solar. Esto es factible y vale la pena”.