symbol

"Hay que explicar a la sociedad que ser emprendedor es beneficioso"

Gil Gidron es uno de los mayores conocedores de los movimientos emprendedores en todo el mundo. Especialmente, en España e Israel. En esta entrevista, David Marín y Gary Stewart charlan con él para establecer las similitudes entre España y otros países y para averiguar de qué modo debería activar nuestro país al sector emprendedor.

1. Explícanos un poco tu trayectoria profesional.
Yo estudié ingeniería en EEUU y tengo un máster en investigación operativa y un MBA por la universidad de Cornell en EEUU, cuando acabé trabajé en el area financiera en Nueva York, y luego he pasado casi toda mi vida profesional en el sector consultoría donde he sido socio de Accenture en España y responsable de la practica de estrategia, primero en España y luego en Europa. También fundé la oficina de Accenture en Israel. Soy miembro del Círculo de Empresarios, Presidente de la Asociación Europea de Consultoria FEACO y he fundado un grupo dentro de Feaco en Bruselas para la competitividad de Europa que se llama Pendo y tambièn he fundado y soy presidente de la Cámara de Comercio España-Israel.

2. ¿Por qué viniste a España?
Aunque nací en Israel, he vivido y crecido parte en España, cuando acabé de estudiar y trabajar en EEUU, pensé dónde ubicarme y, siempre me ha gustado mucho España. Creo que es una combinación muy buena entre lo personal y lo profesional, así que me vine.

3. Israel tiene la reputación de ser un país lleno de emprendedores en potencia. ¿Podrías contarnos algunos de los casos de éxito?

Israel es uno de los países más innovadores del mundo junto con Finlandia, Singapur y EEUU, y es un país que da mucha importancia al emprendimiento. Hay muchos productos que usamos que han sido desarrollados e innovados en Israel, como puede ser el sms, o la microcámara que permite ver el aparato digestivo. Son empresas que han desarrollado tecnología aplicada en Israel, y generalmente han empezado en el ámbito de la defensa y más tarde han pasado a lo civil y han tenido éxito en todo el mundo.

4. ¿Para ser un país innovador hace falta un ministerio de defensa o una fuerza militar importante?

No, no creo que sea necesario, pero obviamente cuando hay una demanda y un caldo de cultivo importante para crear innovar es más sencillo. Otros países innovan y no tienen una defensa tan desarrollada. En Israel ha habido mucha transferencia en algunas áreas, sobre todo en comunicaciones, pero en otras áreas no ha sido así como en biotecnología, o tecnología hídrica.

5.  ¿Por qué piensas que un pequeño país como Israel ha tenido un gran éxito en formar emprendedores en comparación con, por ejemplo, países europeos?
Quizás uno de los motivos por los que Israel ha tratado de innovar y emprender tanto es por su escasez de recursos naturales. Ello nos ha forzado a desarrollar mucho el capital humano. Pero además, el ecosistema emprendedor israelí es muy completo, con parte de financiación privada y parte pública. Creo que España puede aprender mucho e invertir en innovación. Y en cuanto a emprendimiento, por ejemplo, creo que una de las claves es empezar a prontas edades, y hay que explicar a la sociedad que ser emprendedor es beneficioso. Pero también es imprescindible hablar del fracaso y entenderlo, pues fracasar significa haber emprendido una acción que conllevaba un riesgo; por tanto, cabía la posibilidad del fracaso. Un capital riesgo israelí decía siempre que prefería trabajar con emprendedores que ya habían fracasado antes.

6.  ¿Qué piensas del ecosistema emprendedor en España? ¿Cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles?
El ecosistema emprendedor en España es incipiente, y creo que además en España algo de eso es cultural. No sé si recordáis una encuesta hecha a universitarios, de los que un alto porcentaje quería ser funcionario. Esta es la mentalidad que hay que cambiar. Hay que ayudar a la gente a que sea emprendedora. Ya se está desarrollando, y en algunas regiones más, pero aún queda mucho por hacer a nivel nacional.

7. A nivel de emprendimiento parece que cada Comunidad Autónoma quiere un cluster, y compiten entre sí, a diferencia de Israel, donde la estrategia es más nacional, ¿cómo lo ves en España esa competencia a regional?
Me parece algo muy importante, creo que se trata no obstante de varios temas. A nivel de innovación, por ejemplo, no se puede innovar lo mismo en todas partes o multiplicar por 17 los centros de innovación. Hace falta una masa crítica, y para ello es necesario un volumen y una capacidad técnica de innovación. No es posible que no haya coordinación a nivel nacional, pues así se malgastan fondos haciendo lo mismo 17 veces. Hay que tomar decisiones difíciles, focalizarse. Considero imprescindible la relación entre universidades, empresas y emprendedores. Esto Israel lo ha hecho muy bien. Por otra parte, en cuanto a emprendimiento, creo que sería más beneficioso tener un ecosistema a nivel nacional con diferentes focos para tener esa masa crítica.

8. Algunos españoles no entienden por qué hace falta tener empresas tecnológicas, ¿qué opinas? A veces se cree que emprender significa crear una mini pyme, no creen que puedan crear el próximo Facebook.
Son complementarias, puedes tener emprendimiento en servicios y productos a nivel más local, pero hoy en día hay que innovar si quieres tener éxito internacional, y gran parte de la innovación viene la tecnología. España tenía un sistema de competitividad basado en un coste salarial competitivo, y tenía la posibilidad de devaluar la peseta, hoy en día la política monetaria es europea, el coste laboral es europeo y además hay países del este y lejano oriente que son mucho más competitivos, entonces España tiene que cambiar ese modelo.

9. ¿Piensas que es europeo el problema o solo español?

Europa no es homogénea, los nórdicos por ejemplo son muy emprendedores y muy innovadores. Han dado un salto, no es lo mismo el centro que el sur de Europa, pero el problema es común, el modelo de competitividad ha de cambiar, el mapa industrial se ha movido hacia el este y hay que aceptarlo. La deslocalización va por ahí. A nivel europeo los problemas son parecidos pero no en el mismo grado, por ejemplo, tenemos que adaptar la formación a las necesidad del mercado, creo que hay demasiada distancia entre lo que requiere  las empresas a lo que sale de las universidades. Es muy importante acercar las empresas a las universidades.

10. ¿En qué sectores crees que España debería enfocar su innovación y productividad?
No lo sé, pero en Israel ha sido tradicionalmente alta tecnología. Y tenemos ejemplos de innovación con alta tecnología en sectores tradicionales, como es el textil, que por una decisión concreta, se ha salvado. Marcas deportivas internacionales están usando estos productos y técnicas desarrolladas en Israel. Esto son cosas que se podrían aplicar en España en muchos sectores. Por ejemplo en nanotecnología, y sectores tradicionales, como el textil, o el de la cerámica.

11.  Si tú fueras el CTO de España, ¿cuáles serían los tres cambios que introducirás?
Hay varios países, en donde existe un área y una persona encargada en la coordinación de la innovación del país, que además es independiente. En Israel por ejemplo tiene un presupuesto que maneja para desarrollar innovación. Esta persona toma en temas de prioridad a la hora de elegir sectores o tecnologías. En España habría que hacer esta labor, es decir, coordinar el esfuerzo en I+D+I, no se puede hacer 17 veces.

12. En general, ¿cuáles son las oportunidades más interesantes de colaboración entre España e Israel a nivel empresarial y/o del emprendimiento?
Bueno, nosotros, desde la Cámara de Comercio hispano-israelí aspiramos a trabajar juntos. Queremos hacerlo en tres ámbitos. Uno es institucional, es decir, ver cómo España e Israel pueden cooperar para mejorar el sistema de innovación español, y aquí no hay que inventar, sino que podemos aprender de otros países. Creo, por ejemplo, que el modelo israelí se puede adaptar perfectamente. El segundo ámbito en el que trabajamos es en el de las empresas. Es decir, en sectores en que hay necesidad de innovación, empresas españolas pueden ir a Israel. España e Israel se complementan, a mi juicio, muy bien, pues Israel es muy pequeño, innovador, pero con un mercado pequeño a diferencia de España, con un mercado mucho más grande y consolidado al mismo tiempo en la Unión Europea y tienes estrechos lazos con Latinoamérica. El tercer ámbito en que trabaja la cámara es en el de el desarrollo de nuevos mercados por parte de empresas de ambos países. Lo vemos por ejemplo en África y Latinoamérica, pero también en Europa ofrece este triángulo muchas oportunidades.

13. ¿Dónde ves el futuro de la innovación? ¿Piensas que España y/o Europa podrían llegar a ser relevantes como motor de innovación?         
Creo que no se puede generalizar hablando de innovación. Por ejemplo Israel no lleva a cabo investigación y desarrollo básico, porque es muy caro, no hay recursos, pero se ha posicionado en innovación aplicada a ciertos sectores. Creo que Europa tiene que hacer lo mismo, se pueden encontrar arias de innovación que complemente y compita con lo que hagan EEUU y Asia. Por ejemplo, en Europa, tenemos 400 millones de consumidores con buen nivel adquisitivo, todo lo que don productos cerca del consumidor es importante y podemos hacer mucho. En España no podemos innovar en ciertas arias pero si  en cómo llevarlo al mercado, en dar un servicio de calidad. La innovación no es solo en productos, también en procesos. Hay muchas arias que van a permitir que España tenga su parcela de competitividad. Por ejemplo en turismo, tenemos que innovar para no ofrecer solo un turismo de sol y playa. Lo que ocurre en el mundo son retos y oportunidades. Lo que tenemos que hacer es coordinar y focalizarnos, pues los recursos son limitados y hay q usarlos de la mejor forma posible.

Por David Marín/Gary Stewart, COTIZALIA