symbol

Inversores israelíes en busca de parques comerciales en España

361c44c

Inversores israelíes en busca de parques comerciales en España

11.04.2014 MADRID/SEVILLA R.Ruiz/ S. Onrubia

Estadounidenses, mexicanos, chinos y ahora también israelíes. La mejora de la percepción de la economía española a nivel internacional y la elevada oferta de productos inmobiliarios a precios hasta ahora inéditos en este mercado no han pasado desapercibidos a los inversores de todo el mundo, que han comenzado a invertir desde hace apenas un año en el ladrillo español.

La última firma en irrumpir ha sido el grupo israelí Big. Según informaba esta semana el diario local Haaretz, esta empresa, dueña de grandes centros comerciales en varios países, se encuentra en negociaciones para adquirir el 50% de una compañía española también de inmuebles comerciales.

En concreto, la cartera de activos por la que se habría interesado pertenece a la compañía sevillana Bogaris. Según fuentes cercanas al proceso, Big, propietario de 55 centros comerciales repartidos entre Israel, EEUU, India y Serbia, ha realizado una oferta por parte de los activos comerciales del grupo presidido por Rodrigo Charlo que, desde hace tiempo, estudia la venta de estos inmuebles.
Para desprenderse de parte de este área de negocio (también está presente en energías renovables y agroindustria), Bogaris habría contratado a N+1. Según fuentes cercanas al proceso, los contactos del hólding andaluz y Big son aún iniciales y se prevé que las negociaciones duren aún tiempo antes de que lleguen a buen puerto. La cartera comercial de Bogaris se reparte entre España, Portugal, Rumanía y Bulgaria. En total, más de dos millones de metros cuadrados de superficie en proyectos principalmente de parques comerciales. A nivel logístico, el grupo español se ha especializado en los últimos años en el desarrollo de proyectos llave en mano para grandes compañías como Heineken –le construyó unos almacenes y plataformas en Málaga–, Bridgestone, Carrefour y Crown Cork & Seal.
Península
La operación de Bogaris y Big incluiría la práctica totalidad de parques comerciales situados en la Península Ibérica (España y Portugal), pero no los inmuebles de Rumanía y Bulgaria. El grupo español también mantendría las llamadas operaciones freestander (instalaciones que concentran todos los servicios de una compañía).
En la actualidad, ambas firmas se encuentran en fase de análisis o due diligence para organizar esta cartera comercial que controlarían a partes iguales. El precio de la operación ronda los 120 millones de euros, aseguran fuentes inmobiliarias.
Según los últimos resultados presentados en el Registro Mercantil, Bogaris Retail ingresó 19 millones en 2012, frente a los 3,25 millones del ejercicio previo. Estas oscilaciones de su facturación anual están en función de si vende o no activos. La inmobiliaria registró unas pérdidas de 530.000 euros frente a los 3,51 millones de 2011. Hasta este año, sus inversiones inmobiliarias tenían un valor de mercado de 474,8 millones.

http://www.expansion.com/2014/04/10/empresas/inmobiliario/1397159830.html?cid=GNEWS600103