symbol

Israel, un país de oportunidades para las empresas españolas

Por Mateo Rouco

Directivos y representantes de distintas empresas explican qué les atrae de Israel y por qué encuentran en este país un lugar de oportunidades.

[foto de la noticia]

Las compañías españolas apuestan cada vez más por hacer negocios en Oriente Medio. En los últimos meses, diferentes firmas del sector de las telecomunicaciones, biotecnología, transporte, nanotecnología, construcción y energías renovables han visitado Israel en una apuesta clara por la internacionalización ante la crisis del mercado español. Directivos y representantes de distintas empresas han explicado a EXPANSIÓN qué les atrae de Israel y por qué encuentran en este país un lugar de oportunidades.

Acceso a inversores y capital riesgo
Elad Cohen, jefe de desarrollo de negocios de StarTau, asegura que “Israel ofrece una verdadera oportunidad para las empresas españolas al brindar conexiones con la industria de capital riesgo americana, con bussiness angel y con un gran ecosistema emprendedor”. David Moreno, CEO de Impok, red social española y plataforma de gestión de carteras, asegura estar sorprendido por “lo accesibles que son los inversores en Israel”.

Colaboración tecnológica
José María Toro, directivo de Genoma España, explica que algunas empresas españolas “buscan socios tecnológicos o distribuidores israelís que puedan ayudar a desarrollar su producto o distribuirlo por nuevos mercados”. Ignasi Costas, socio fundador del despacho de abogados Rosaud Costas Duran, destaca también que “uno de los aspectos que más atrae a las empresas es la colaboración tecnológica con Israel: el país es puntero en high tech”.

Enlace directo con Silicon Valley
La naturalidad con la que Israel crea nuevas startups y las vende al mercado estadounidense por sumas multimillonarias hace que los vínculos entre ambos países sean muy estrechos. Esta buena relación brinda la posibilidad a una empresa española de asociarse con una israelí logrando así una “puerta muy importante para Estados Unidos y Silicon Valley”, explica Toro.

Acceso también a Asia, África y Europa
“En Israel, una empresa española puede ponerse en contacto con una firma japonesa, india o norteamericana”, destaca Moshe Lilos. Este directivo israelí, organizador de Biomed, una de las mayores ferias de biotecnología del país, explica que muchas firmas se interesan en Israel por su posición estratégica en Oriente Medio.

Importación de la cultura emprendedora
Gary Stewart, director de Wayra, la incubadora de startups de Telefónica, señala que Israel es un país del que se puede importar la cultura del emprendimiento. Stewart explica que “los israelís no temen al riesgo o al fracaso, o mejor dicho, no les paraliza. Un emprendedor israelí no tiene miedo de competir con startups americanas, no duda de su capacidad de crear tecnología mejor que las grandes multinacionales y ve casi lógico que Google prefiera comprar tecnología israelí en lugar de intentar crear algo mejor”.

Importante apoyo gubernamental
Según el informe Doing businesss in Israel, de Ernst & Young, “el Estado de Israel apoya la inversión ofreciendo subvenciones, impuestos reducidos, exención de impuestos y otro tipo de beneficios”. En este mismo informe se destaca el entorno favorable del país para llevar a cabo negocios al contar con “un sofisticado sistema de comunicaciones, una infraestructura de energía fiable, un sistema de transporte moderno y un sistema financiero altamente desarrollado y transparente”.

Sectores con necesidad de inversión extranjera
El último informe de la oficina comercial del ICEX en Israel, Perspectivas y oportunidades de Israel, asegura que “las principales oportunidades son en el campo de la colaboración industrial y en el de las infraestructuras”, aunque “también existen oportunidades en cuanto a energías alternativas”. Por sectores, este informe destaca que la biotecnología, industria química y farmacéutica y las telecomunicaciones son campos atractivos para la inversión extranjera, además de otros sectores como el medioambiental, defensa, informática, aeronáutica y aprovechamiento del agua.