symbol

Samsung sale del ‘armario israelí’: la I+D israelí de Samsung revelada

Los centros israelíes de I+D, los únicos de estas características fuera de Corea del Sur, son los responsables de la última tecnología para cámaras de teléfonos inteligentes

No es que fuera realmente un secreto, pero resulta que Samsung está muy implicada en la investigación y desarrollo en Israel.

Dos de los 18 centros de I+D que Samsung posee fuera de su tierra natal de Corea del Sur están ubicados en Israel. Uno de ellos, en Herzliya, trabaja en tecnologías de cámaras, y el otro, en Ramat Gan, desarrolla tecnología de semiconductores.

Los centros de I+D de Israel son los principales responsables de la tecnología que se ha utilizado en la cámara del dispositivo bandera de Samsung, el Galaxy S3, y de la nueva cámara inteligente de Samsung EX2F.

El trabajo de Samsung realizado en Israel fue desvelado por el Dr Nam-Sung (Stephen) Woo, Presidente de System LSI Business en la unidad de Soluciones para Dispositivos de Samsung, en la conferencia anual de la Asociación de la Industria de Alta Tecnología de Israel High-Tech Industry Association (HTIA). A pesar de que While Woo y probablemente otros altos ejecutivos de Samsung han estado en Israel anteriormente, ésta es la primera vez que él, o alguien de la empresa, debate en público la conexión de la empresa con Israel.

Samsung se inició en Israel en 2007, cuando adquirió una empresa llamada Transchip Israel, que desarrolla sensores para cámaras de teléfonos inteligentes. El laboratorio de Transchip se convirtió en el centro I+D de telecomunicaciones de Samsung en Israel, y desarrolló los sensores de imagen BSI CMOS de 16,3 megapíxeles que están en el corazón del S3 y EX2F. Ahora hay unas 150 personas trabajando para Samsung Israel sobre su tecnología para cámaras.

De hecho, gran parte del software que controla las prestaciones de la cámara también ha sido desarrollado en Israel, según el Dr Yiwan Wong, de System LSI Business de Samsung. “Toda la tecnología de procesamiento de la cámara, la limpieza y otros efectos especiales, fueron desarrollados en Israel,” según dijo en una de las actividades paralelas de una sesión de la HTIA.

En una entrevista, Amit Baruch, Director del centro de Ramat Gan, dijo: “Nuestra tecnología está instalada en cientos de millones de teléfonos inteligentes, laptops, cámaras digitales y tabletas para multitud de empresas en todo el mundo”. Samsung aprecia a Israel, dijo, y esa es una de las razones por las que le dio al equipo aquí la oportunidad de desarrollar su cámara de la siguiente generación. En los últimos tres años, el equipo israelí ha sido responsable de unas 80 patentes de Samsung, según Baruch.

En cuanto a los chips, el centro de I+D de semiconductores de Samsung ha contribuido enormemente a los chips Exynos de Samsung, incluyendo sus nuevos procesadores de doble núcleo de 32 nanómetros. El Exynos 5 funciona a más velocidad y a menos temperatura que las ediciones anteriores del chip, y está destinado a ser la pieza central de la próxima generación de dispositivos móviles de Samsung mobile devices. El trabajo sobre el chip se realiza en Israel y en Corea del Sur, y los equipos de Samsung están trabajando ya en el próximo hito, los chips de 14 nm, según dijo Woo en la conferencia de la HTIA.

Alrededor de 50 personas trabajan en el centro de microprocesadores, elevando la plantilla total de Samsung en Israel a unos 200 empleados.

Asia en Israel

Samsung no es el único gigante tecnológico asiático con una presencia significativa en el país. A diferencia de la mayoría de las multinacionales con uno o dos centros de I+D aquí. LG tiene una relación contractual con 10 start-ups tecnológicos israelíes en toda una variedad de áreas, de acuerdo con un informe publicado por el diario de negocios Calcalist. LG tiene está presente en Israel, aunque de una forma muy discreta, desde hace 13 años.

Y en un discurso en HTIA, Allen Lew, director ejecutivo de la nueva unidad Digital Life de la compañía de telecomunicaciones de Singapur SingTel dijo que su empresa estaba planeando utilizar una parte de su nuevo fondo de capital riesgo Innov8 para adquirir start-ups israelíes, como hizo el año pasado, cuando compró la empresa de publicidad móvil Amobee por 321 millones de dólares.

Según se vayan sintiendo más cómodas con su relación con Israel, más visibles se harán este tip de inversiones en el país.

Via  ZDNet